Sexual Harassment & Violence

Jour 6 | Ne fais pas suivre la violence | Moment fort de la campagne : Réapproprie-toi la technologie! Colombie

Il est de notre responsabilité à tous de mettre fin à la violence à l’égard des femmes et des filles. Dans la première des cinq vidéos que partagent les militants de Colombie pour la campagne Réapproprie-toi la technologie!, le rôle que les hommes et les garçons peuvent jouer pour arrêter la violence est clair. Elle traite du problème récurrent des violations à la vie privée, qui apparait partout sur la carte de la violence liée à la technologie.

Día 6 | No reenvíes la violencia | Foco de la campaña: ¡Dominemos la tecnología! de Colombia

Acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas es responsabilidad de todos y todas. En el primero de los cinco videos compartidos por los/as activistas de ¡Dominemos la tecnología! de Colombia se destaca claramente el papel que los hombres y los niños pueden jugar para detener la violencia. El video aborda el problema recurrente de las violaciones de la privacidad que están surgiendo por todas partes cuando se mapea la violencia relacionada con la tecnología.

Day 6 | Don't forward violence | Campaign spotlight: Take Back the Tech! Colombia

Ending violence against women and girls is everyone's responsibility.  In the first of five videos shared from Take Back the Tech! campaigners in Colombia, the role that men and boys can play to stop the violence is clear.  It addresses the recurring problem of privacy violations which are emerging in mapping of tech-related violence everywhere.  Women entrust and share intimate photos with partners who then violate that trust by disseminating the images broadly, a violation which is further compounded by third-party sharing.

Día 11 | Agresión sexual, violación y derechos humanos | Arma el mapa. Termina con la violencia. Exige el cambio.

La agresión sexual y la violación son los delitos menos denunciados en el mundo. La vergüenza, la estigmatización y el trauma son las razones principales de la falta de denuncia. Con frecuencia se culpa a la víctimas de haber “provocado” la violencia de alguna manera, se las somete a intensos interrogatorios y a violaciones reiteradas de sus derechos por parte de la policía, los médicos y el sistema judicial. Todas somos responsables de definir los espacios que ocupamos, tanto en línea como en la vida real y en la política.