Llenando la red de relatos (transformadores) de otras mujeres

"Laboratorio multimedia", "aprender-haciendo", "compartir saberes de manera horizontal y colaborativa": no hay una sola manera de definir el proyecto del que vamos a hablar aquí. Esta basado en intereses y acciones colectivas, por tanto es un crisol de motivaciones, voces y cuerpos que se coordinan en el área digital y en el mundo de carne y hueso.

El proyecto Voces de Mujeres, coordinado desde México, se articula desde la libertad de crear, pone el acento testimonios en primera persona, pero también sus programas de tejen con entrevistas, y recursos originales como ficcionalización de los recursos naturales (escuchar Manglarine, la historia el manglar que habla y cuenta su historia de lucha ecológica) como sujeto y protagonista del caso.

Para muchas de las participantes la primera aproximación a herramientas tecnológicas “Voces de Mujeres es un proceso muy bonito, me ha transformado en el sentido de confiar en otras mujeres, en sentirme segura y muy cuidada. Puedo hablar de lo que quiera, y tengo la libertad de crear”, explica la participante Fabiola Rocha.

Voces

Para otras, la experiencia ha sido más bien transformadora a nivel personal, trascendiendo los micrófonos, grabadoras y cables, llegó más profundo en la mirada sobre si misma:"Me ha hecho, el proceso de voces, tener confianza en mí, me ha cambiado la forma en la que me acerco a las dificultades. También me ha dado mucha esperanza encontrar espacios de mujeres y por mujeres que tiene una perspectiva feminista que realmente se practica”, contó la participante Rú Hernández.

Una de sus coordinadoras, Eloísa Diez, cuenta detalles sobre el proceso de Voces de Mujeres, donde los diferentes usos de las tecnologías nos ayudan a transformar los roles de las mujeres en nuestros espacios cotidianos. 

¿De qué manera la tecnología aparece facilitadora de procesos?

 ¿Qué querían lograr a través del proceso “Voces de mujeres”? Y ¿Pueden las TIC ser un bloqueo para este tipo de procesos creativos?



 ¿Qué aprendizajes resumen este proceso? ¿qué nuevas ideas aportarían? o ¿en qué fase les gustaría detenerse y tener mas tiempo para explorar?



Por último, si ya escuchaste los audios que narran la experiencia, imaginate la voz de Mijane Jiménez Salinas que declara con agradecimiento haccia este proyecto multimedia y enredador de voluntades: "Voces de mujeres ha sido lo máximo, ha valido la pena, ha valido la alegría y sobre todo el esfuerzo, estoy muy agradecida con todas y cada una de las organizadoras de este espacio. He aprendido algo más que una herramienta de audio y de fotografía, he aprendido a construir desde el amor, la lealtad y sobre todo la deconstrucción y construcción colectiva.”