Fracturar el capitalismo y crear futuros más afectivos